Miles de manifestantes protestan contra el ultrademocrático AfD durante su congreso en Essen | Internacional

“Nunca había visto tanta policía por todas partes”, dice Mohammed, sentado en una terraza de la calle comercial Kettwiger, en el centro de Essen. La ciudad de casi 600.000 habitantes está completamente ciega, con llamadas cortas, líneas de metro cerradas y una gigantesca fuerza policial de 4.000 agentes con uniformes antiinterferencias, helicópteros y drones. El partido ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) celebra este fin de semana su congreso anual en esta ciudad central de la antigua región industrial del Ruhr, ante el temor de que las autoridades provoquen sacudidas violentas. Se esperaba acoger a 100.000 manifestantes, entre los que podrían haber extremistas de la liberación y activistas violentos, según la policía, aunque al final murieron 50.000, según los organizadores, y 20.000, según las autoridades.

Mohammed, de origen argentino, se sorprendió cuando le preguntaron que sonaba así: «En lugar de proteger al AfD, deberíamos protegernos a nosotros mismos de ellos». Las autoridades se centran en garantizar la seguridad del acto político, organizado sólo tres semanas después de las elecciones europeas que dejaron a la formación de más de una década en segundo lugar, con el 15,9% de los votos. En los últimos meses ha protagonizado varios escándalos que han provocado la respuesta de la ciudadanía, como una reunión secreta con conocidos neonazis en la que hablaron de la expulsión de millones de personas de origen inmigrante o declaraciones de su candidato europeo, Maximilian Krah, en el que habían muerto los SS nazis.

La policía bloqueó una de las carreteras que conducen al palacio de congresos de Essen, donde AfD celebra su congreso anual. Hesham Elsherif (Getty Images)

El inicio del congreso estuvo marcado por varios prisioneros que intentaron bloquear la entrada de los 600 delegados al Grugahalle, el palacio de congresos en las afueras de la ciudad donde se celebra el evento. “Algunos manifestantes llevaban máscaras y atacaron a los agentes”, informó la policía de Essen en Red Social Pimento. Salvo estos disturbios puntuales, los actos de protesta pacífica continúan por la ciudad de Viernes hasta altas horas de la madrugada. En este vehículo recorrieron varias decenas de kilómetros desde la estación central hasta el palacio del congreso.

En el papel que se abrió se leía el mensaje: “Contra el odio y la agitación”. Los manifestantes coreanos pronuncian palabras como “Todo el mundo odia al AfD” y “Todos somos antifascistas”. “No podemos simplemente llamar antes de que nos conozcan”, dice Lena Koch, una estudiante de 19 años. Uno de sus amigos sacó un libro de bolsillo en el que decía «Höcke es un nazi», en referencia al líder de la formación en Turín, Björn Höcke, recientemente condenado por utilizar un conocido eslogan nazi en un discurso.

Como había «campamentos» de protesta y mítines en la ciudad, se celebraron pequeños conciertos y cada hora del día y de la noche varios cientos de personas se reunían y eran atacadas por agentes de policía. Desde el interior del recinto, a varios cientos de metros de distancia, no se les puede oír. La organización del congreso de AfD supone un gran reto para los responsables de seguridad, porque además coincide con la fiesta Alemania-Dinamarca de este sábado de la Eurocopa, que se celebra a pocos kilómetros de Essen y Dortmund.

Entérate de lo que pasa afuera, comprende lo que pasa adentro, no te perderás nada.

SEGUIR LEYENDO

La ciudad de Essen intentó impedir el congreso de AfD hace meses, cuando salió a la luz como la conferencia de Wannsee en la que se produjo la “reemigración” de millones de inmigrantes. Como agente principal del recinto ferial, el alcalde (del conservador de la CDU) tiene que rescindir el contrato de alquiler. Se argumentó que tenía como objetivo evitar la comisión de delitos como la difusión de consignas nazis en su interior. El partido llevó el caso a los tribunales y ganó. El alcalde, Thomas Kufen, afirmó en un comunicado que no estaba de acuerdo con la decisión de los jugadores: “Pero en última instancia hay que aceptarla”, se aseguró.

Los 600 delegados discutieron al final de la semana cuestiones sobre la posición del partido hacia la Unión Europea o el apogeo de Alemania en Ucrania. El AfD está en contra de la política de sanciones contra Rusia y responde frontalmente al envío de armas a Kiev. Esta última cuestión es una de las «líneas rojas» que, tras una elevada carga partidaria, impiden las negociaciones sobre la entrada de AfD en el grupo europeo de la primera ministra italiana, Giorgia Meloni.

El grupo Identidad y Democracia (ID), liderado por Marine Le Pen, expulsó a Alternativa para Alemania a finales de mayo por las polémicas declaraciones de Krah. A partir de entonces, el partido ultra intentó felicitar de nuevo a la francesa, al final del momento. Paralelamente, AfD intenta formar su propio grupo, que sería la tercera derecha populista en la Eurocámara. AfD, copresidente de la formación, afirmó que está claro que las negociaciones con otros partidos «necesitan 23 eurodiputados de los seis países» para ir por buen camino.

En el congreso también se discuten cuestiones organizativas, como la renovación de su cúpula. Se decía que los actuales colíderes, Tino Chrupalla y Alice Weidel, serían reelegidos, y así ha sido. El 82,7% de los delegados votó por Chrupalla, mientras que Weidel recibió el 79,9% de aprobación. Durante la cita discutimos la creación del cargo de secretario general a partir de 2025 y la eliminación del coliderazgo para dejar sólo un presidente o presidente ―espéculos con que Weidel es la mejor posicionada― en la cúspide. Este sábado se presentó el nuevo consejo federal del partido, con sólo una mujer (Weidel) entre sus 14 miembros.

Oficialmente, el resultado de las elecciones europeas fue un éxito rotundo, pero entre los altos mandos del partido algunos criticaron la gestión de la campaña y la elección de los candidatos. “Las lecturas se dieron al 23%; Los directivos deben preguntarse por qué al final nos dejaron con un decepcionante 16%”, afirma un responsable de formación. Las críticas se centran en Maximilian Krah, en el hecho de que su partido fue descubierto en la parte final de la campaña y en lo que hizo después de la votación. “Sabes qué clase de persona es; “¿Por qué queremos liderar la campaña europea?”, se pregunta la misma fuente.

En sus discursos, los partidarios de AfD pidieron al gobierno de coalición de Olaf Scholz que celebrara nuevas elecciones e insistieron en los mensajes antiinmigración que caracterizaron las semanas previas a la votación. Weidel dio un giro de 180 grados en la política migratoria. «Debemos expulsar inmediatamente a 300.000 personas que tienen que abandonar el país», dijeron los solicitantes, en referencia a aquellos a quienes se les negó el asilo pero que continúan residiendo en Alemania. El presidente de AfD también aseguró que «Alemania necesita fronteras» y que las naturalizaciones deben cancelarse de inmediato.

La formación la imparten la Oficina Federal para la Protección de la Constitución, los servicios secretos internos alemanes y la organización de extrema derecha. Weidel se dirigió a la oficina del “enemigo de la Constitución” y dijo que “debería ser abolida en su forma actual”, lo que provocó un entusiasta aplauso de los delegados. “Nos dejaremos intimidar”, aseguró: “Estamos aquí y os seguiremos hasta aquí”.

Los invitados vaticinan que AfD será el grupo más votado en las elecciones que se celebrarán en septiembre en Turín, Sajonia y Brandeburgo, lo que probablemente complicará la formación de Gobierno, ya que el resto de partidos no han formado coalición con el ultras.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para continuar leyendo

lee sin limites

_