La última disputa marítima entre Beijing y Manila sacude nuevas aguas del Mar de China Meridional | Internacional

La tensión en el Mar de China Meridional ha aumentado en las últimas décadas, a medida que Beijing ha ido ampliando gradualmente su dominio en la región con la construcción de islas artificiales e instalaciones militares, así como el frecuente despliegue de patrullas. . Los disturbios se han intensificado especialmente en Filipinas y el incidente más reciente, ocurrido el 17 de junio y durante el cual resultaron heridos varios marineros filipinos, ha aumentado la preocupación en Manila y Washington, advirtiendo de que podría producirse una escalada del conflicto en el país del Indo-Pacífico. La semana pasada, el presidente filipino, Ferdinand Marcos Jr., reiteró la necesidad de «hacer algo más» que «realizar protestas» contra Pekín, aunque no proporcionó más detalles.

Manila pidió en junio a la Guardia Costera china que abordara y embarcara en los desembarcos del ejército filipino que pretendían reorganizar para la pequeña guarnición militar de la Sierra MadreUna carta oxidada de la Segunda Guerra Mundial convocada al atolón de Ayungin desde 1999 por el Gobierno de Manila para mantener sus intereses en este enclave en disputa con China. El entrenador filipino aseguró que los guardacostas chinos “perforaron deliberadamente” sus zapatos inflables “con cuchillos, espadas y otros objetos punzantes” y “saquearon” las armas de sus tropas. El más grave es el de un marinero que perdió la cabeza de su mano derecha.

Según la versión de Beijing, sus guardianes tomaron «medidas de control» y «según la ley» contra un barco de rescate y dos lanchas a motor que habían «entrado en las aguas adyacentes a la costa de Ren sin permiso del Gobierno chino ai» Jiao «. (como el gigante asiático llamado Ayungin). «Las maniobras fueron profesionales, moderadas, justificadas y legítimas», insiste la Cancillería china.

China es culpable de enviar materiales de construcción a Filipinas Sierra Madre para reparar el barco y evitar que se hunda, situación que enfrenta Pekín desde hace unos 25 años. Aunque Manila afirma que sus barcos sólo están proporcionando socorro a la pequeña guarnición militar que se encuentra allí, el diario Tiempos financieros confirmó que el país había estado trabajando para fortalecerlo en secreto y extender su vida útil, citando fuentes familiarizadas con esta operación. El barco es un puesto de avanzada de Filipinas para reforzar sus pretensiones sobre el atolón, que se encuentra a sólo 105 millas náuticas de la provincia filipina de Palawan, por lo que Manila lo considera parte de su zona económica exclusiva, que, según el derecho internacional, se extiende hasta a 200 millas náuticas de la costa de un Estado sobrio.

Una fotografía tomada por las Fuerzas Armadas de Filipinas (AFP) muestra a un patrullero de la guardia costera china con una pata durante una misión filipina al atolón Ayungin, en aguas en disputa en el Mar de China Meridional, el 17 de junio.FUERZAS ARMADAS DE FILIPINAS/ (EFE)

El líder filipino condecoró con medallas a los 80 marineros atacados y prometió «seguir respetando su deber de defender la nación». Marcos hijo afirmó que su país “no cederá ni se dejará intimidar” ante “ninguna potencia extranjera”, y se mostró enojado porque el archipiélago “no intenta iniciar ninguna guerra”, porque está “solucionando todos estos problemas pacíficamente”. . Sin embargo, se ha insinuado una línea roja: cualquier acción china que implique la vida de un soldado filipino será considerada “muy cercana a un acto de guerra”.

Entérate de lo que pasa afuera, comprende lo que pasa adentro, no te perderás nada.

SIGA CON NOSOTROS

El tsunami también llegó a Washington. La Casa Blanca registró que el tratado de defensa mutua firmado en 1951 con Manila “se extiende a los ataques armados contra las Fuerzas Armadas, buques o dirigibles públicos de Filipinas —incluidos los de su Guardia Costera— en cualquier parte del Mar del Sur del China”, según el comunicado emitido por el Departamento de Estado el 17 de junio. El miércoles, el secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin, reiteró a su homólogo filipino, Gilberto Teodoro Jr., “el pacto de compromiso de Estados Unidos con Filipinas tras las peligrosas acciones chinas”. El subsecretario de Estado estadounidense, Kurt Campbell, dijo que la crisis se debía a una de «muchas provocaciones chinas que podrían desencadenar conflictos capaces de devastar la economía mundial».

El periodico de Wall Street Recordemos que, tras el incidente, «altos funcionarios estatales» discutieron «una respuesta adecuada», según fuentes de seguridad. La semana pasada, el embajador de Filipinas en Estados Unidos, José Manuel Romualdez, denunció la situación del «incendio» en una entrevista con el Tiempos financierosen el que se declara partidario de anunciar que Pekín está poniendo a prueba la determinación de Washington: “Creo que China no debería odiar la seriedad [del tratado de defensa mutua]porque es muy serio.»

Wang Zaibang, investigador principal de grupo de expertos El Instituto Taihe, con sede en Beijing, cree que Estados Unidos está “buscando al mediador, nada más”. “La dinámica de poder y la situación en la región son bastante claras”, describen en un mensaje. “Estados Unidos se encuentra en una situación complicada: apoyar plenamente a Filipinas significa enfrentarse directamente a China, que está muy por detrás y no aporta ningún beneficio a Washington. Y si se permitiera que la situación volviera a surgir, pero sin intervenir, se perdería credibilidad internacional, especialmente ante nuestros aliados», estima Wang.

China reivindica un «reclamo indiscutible» sobre el 90% del Mar Meridional de China, citando «razones históricas». Las aguas de esta ruta marítima estratégica son ricas en recursos naturales y pescadores, y la zona representa un tercio del comercio mundial cada año. En 2016, la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya negó por unanimidad el fundamento jurídico de sus argumentos y dijo que el expansionismo de Beijing violaba los derechos fundamentales de muchos de sus vecinos. Aunque la República Popular es signataria del tratado de la ONU sobre lo que está mal, cuestiona la autoridad de esa decisión y no la reconoce. Además del atolón Ayungin, China y Filipinas se disputan la soberanía sobre el banco central de Scarborough, cerca de la isla filipina de Luzón y en varias islas del archipiélago Spratly, donde se encuentran las reivindicaciones de Brunei, Malasia, Vietnam y Taiwán.

Los enfrentamientos entre compatriotas filipinos y chinos no se produjeron: tuvieron un notable incremento durante el gobierno de Benigno Aquino III (2010-2016), quien presentó la histórica solicitud de arbitraje. A pesar de haber sobrevivido durante el mandato de Rodrigo Duterte (2016-2022), más dispuesto a acercarse a Pekín desde la llegada al poder de Marcos Jr., Filipinas ha reforzado sus relaciones militares con Estados Unidos ante lo que está en juego en China. .

Y las reuniones se han vuelto más recurrentes. Los guardias chinos patrullaron las aguas del atolón Ayungin durante 302 días este año, 23 días más que en 2022, según datos analizados por la Iniciativa de Transparencia Marítima de Asia del Centro de Estudios Estratégicos Internacionales.

El secretario de Asuntos Exteriores del archipiélago, Enrique Manalo, afirmó durante una audiencia en el Senado el martes que Filipinas está comprometida a trabajar con China para desarrollar «medios de fomento de la confianza», aunque reconoció que se trata de «un crimen». Al día siguiente, el Consejo de Seguridad Nacional de Filipinas dijo que estaba utilizando «canales oficiales y no oficiales» para resolver los problemas, pero pidió al gobierno que «sea realista» sobre las necesidades de China, según la emisora ​​filipina GMA.

Abdul Rahman Yaacob, investigador del Programa del Sudeste Asiático del grupo de expertos australiano Lowy Institute, dijo en un vídeo que «el punto de partida de cualquier negociación es muy complicado, porque ninguna de las partes renunciará a su sobriedad». “Traducir la política en un compromiso real con China es difícil”, concluyen.

El panorama que está planteando Yaacob dista, de momento, de ser un relato de gran envergadura, aunque fuentes diplomáticas admiten que “la mayor preocupación es que un pequeño grito pueda provocar un incendio, como ha ocurrido en otros momentos de la historia”. En un futuro próximo, creemos que Beijing seguirá utilizando tácticas de intimidación. “China puede comenzar a confiscar a los filipinos nativos y retener su inminente reubicación”, en alusión a la actualización de la ley de rescate de China, que entró en vigor el 15 de junio, dos días antes del incidente de la isla Ayungin. Las nuevas regulaciones detallan el procedimiento para tomar medidas enérgicas contra “actividades ilegales en aguas bajo la jurisdicción de China” y estipulan que los ciudadanos extranjeros sospechosos pueden ser detenidos hasta por 60 días después de ingresar ilegítimamente a aguas reclamadas por Beijing.

Continúe leyendo la información internacional sobre Facebook Y Xo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para continuar leyendo

Leer sin límites

_