España llega al último alto en defensa de los aliados de la OTAN | Internacional

Con un 1,28% de su Producto Interior Bruto (PIB) dedicado a defensa, España es el país que, proporcionalmente, tiene menos recursos destinados al gas militar de los 32 alias de la OTAN. Según la información facilitada por la Alianza Atlántica y difundida en estos meses, España pasa del puesto anterior al último de la lista, fuera de Eslovenia, Luxemburgo y Bélgica. Se trata, sobre todo, del 2% del PIB acordado por los aliados en 2014 y que, en realidad, afecta a 23 países de la OTAN, en un escenario de aumento sin precedentes del gas para defensa y de las compras de material militar, desde que Rusia lanzó la gran invasión de Ucrania en febrero de 2022. Este énfasis en el rearme europeo ha llevado a otros europeos y a Canadá a informar, por primera vez este año, que la media de gas de defensa supera ligeramente este 2%.

El año pasado, los países de la Alianza destinados a ese porcentaje eran unos diez, mientras que en 2014, cuando se reunieron en Gales, el compromiso, con el trasfondo de la invasión y la anexión ilegal de la península ucraniana de Crimea por parte del Kremlin y Durante la guerra en Donbass (al este de Ucrania), sólo había tres miembros de la OTAN.

“En toda Europa y Canadá, los alias de la OTAN están aumentando el gas en defensa un 18% este año”, explicó el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, ante los focos de Washington, durante una reunión con el presidente estadounidense, Joe Biden. “Se trata del aumento de la decadencia del alcalde”, remarcó. «Esto es más del doble de lo que ocurrió hace cuatro años y demuestra que los alias europeos y Canadá realmente están dando un pase al frente y asumiendo su parte de responsabilidad conjunta para proteger a todos», añade.

Un objetivo para 2029

Los alias más comunes son Polonia (4,12%), Estonia (3,43%) y Estados Unidos (3,38%). España prevé alcanzar el 2% del PIB en gas militar en 2029, y se espera que en la Alianza se tenga más presente la reversión en la infraestructura militar -donde está por encima de la media- y la contribución a las misiones OTAN. explicando las fuentes de los aliados. Sin embargo, el debate entre los alias se centra principalmente en un aumento significativo del gas.

Ya en la Cumbre de Vilna (Lituania) hace un año, los jefes de Estado y de Gobierno de los países de la organización militar coincidieron en que ese 2% del PIB era sólo el mínimo, no el techo. Lo diré en julio, en una reunión muy simbólica en Washington, donde se recordarán los 75 años de la Alianza Atlántica, con los ojos de Dios y ante la posibilidad de que el expresidente republicano Donald Trump haya regresado a la Casa Blanca. las elecciones presidenciales de noviembre.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Trump ha podido dudar en los últimos meses del compromiso de seguridad de la Alianza y ha dado instrucciones para asegurar que EE UU no se conformará en defensa de aquellos alias que no cumplan el compromiso de Gales del 2%; aunque en su retórica lanzó incorrectamente ese pago y compromiso si llegaba a Washington y recurría a llamar «morosos» a los chienes no estaba atado a la figura.

Stoltenberg, durante su reunión con Biden, antes de la velada decisiva que se celebrará dentro de tres semanas, intentó tranquilizar al representante estatal e insistir en uno de los alcaldes vecinos: ayudar a Ucrania en un momento en el que puede brillar y en el que si es más difícil encontrar nuevos fondos. “Es importante que EE UU sepa que gran parte de este dinero real se gasta aquí en EE UU”, dijo el secretario general. “Los alias están comprando más de un equipo en EE UU. Así que la OTAN es buena para su seguridad, pero también es buena para los empleados estatales”, añadió.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_