2.000 personas se manifestaron una vez por la paz en Tel Aviv mientras Netanyahu deseaba “muchos meses hasta la victoria” | Internacional

Una vez 2.000 personas se manifestaron en Tel Aviv para pedir el fin de la guerra el mismo día en que el presidente israelí, Isaac Herzog, aseguraba en Davos (Suiza) que «ningún israelí en su sano juicio está dispuesto ahora ahora a pensir» en un saludo de paz con los palestinos y el primer ministro, Benjamín Netanyahu, deseó «muchos meses» de lucha hasta que «se consiga la victoria» en Gaza.

La protesta, con el lema Sólo la paz es segura, si lo celebró gracias a una medida cautelar del Tribunal Supremo, de prohibir la última semana a la policía, dependiente del ministerio que dirige el ultraderechista Itamar Ben Gvir (Seguridad Pública). Aunque la principal manifestación en el país contra la guerra ha durado 104 días desde su inicio, su relativa falta de asistencia muestra la dificultad de llevar el mensaje de pacifismo al ataque de Hamás del 7 de octubre, que dejó 1.200 muertos.

Después de las elecciones, la inmensa mayoría de la población detuvo la continuación de la guerra hasta la eliminación de Hamás. Cuando llegó al poder, no tenía horizontes hacia un Estado palestino, como Estados Unidos, después de haber comunicado su seudónimo principal a Netanyahu. “Le dijo esta verdad a nuestros amigos estadounidenses y habló de intentar imponernos una realidad que dañaría la seguridad de Israel”, aseguró en un enfrentamiento.

La marcha fue organizada por fieles y mujeres de la Paz, dos organizaciones de la sociedad civil que ponen el foco en la acción conjunta judío-árabe y que están ganando visibilidad en los últimos años. En segundo lugar, también había una vena de colectivos de izquierda, pacifistas y derechos humanos opuestos a la ocupación militar.

Los manifestantes sacaron lemas y trajeron tarjetas de papel como “En Gaza y en Sderot [ciudad israelí cercana a la Franja y blanco de cohetes], los niños quieren vivir” o “La mayoría pide un alto el fuego”. Unas pocas olas señalaron a israelíes y a ningún palestino a quien la policía impidió mostrar. Los agentes, de hecho, dejaron a la fuerza de la cabeza un gorro de lana con los colores de ambas bandas a una manifestante, Shoshana Lavan, quien rechazó hacerlo. Laván, un profesor de 44 años, dio un alto al fuego definitivo y ganó el regreso de los rehenes como “primer paso”, antes de abordar la resolución del conflicto permanente. “Se trata de nuestras madres y no podemos llevarlas a ninguna parte. Ya tenemos suficiente”, aseguró.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Mor Benedek, de 20 años, también lo defendió con un tio asesinato el 7 de octubre y un hermano hoy de uniforme en Gaza, trasladado como reservista en el ejército. “Quiero asegurarme de que lo que me pasó no quiso pasar”, se defendió, dando paso a la discusión mayoritaria sobre la necesidad de la guerra. “Además”, continúa, “envía un mensaje en este momento de que tantos judíos y árabes están siendo procesados ​​por tomar medidas contra la guerra”. “La prioridad es conseguir combustible elevado. No tienes la sensación de que esto sea cierto. Y como la gente que ahora los apoya cree que la solución militar nunca funciona”, fue el mismo día en que la milicia hutí lanzó por quinta vez desde Yemen un misil contra la ciudad israelí de Eilat. Huida interceptada.

Las ideas de futuro y esperanza estuvieron muy presentes en los cantos y en los debates en la calle, situada frente a la Cinemateca de la ciudad y donde hablaron tanto judíos como árabes. Además, defiende las causas más móviles: un oído atento para recuperar todos los derechos también en Gaza – “¡Ahora!”, protestan con frecuencia los coreanos – y elecciones anticipadas para salvar a Netanyahu del poder. Pero incluso en Tel Aviv, considerada la ciudad más liberal y laica del país, se habla de paz, fuego alto y ocupación chirrían a lotos, por encima de todo en estos momentos.

Cada pocos metros, algún viajero se mostraba disgustado con los manifestantes. “¿Qué tan loco? “¿No entiendes que los árabes quieren morir?”, gritó uno de ellos. “Odio a Bibi [el mote por el que es conocido Netanyahu] igual que usted, pero la palabra ocupación me deja en paz”, dijo otro. Cuando los participantes coreanos “Judíos y árabes rechazan ser enemigos”, un taxista bajó la ventanilla para chillarle: “Los árabes merecen morir”. Aunque el texto de la protesta estaba escrito en hebreo, árabe e incluso en lengua palestina, la inmensa mayoría de los manifestantes habían sido juzgados durante varios años.

La manifestación tiene como telón de fondo la comunidad Ben Gvir con las instituciones que buscan seguir pudiendo hacerlo con la reforma judicial, que el Tribunal Supremo anuló recientemente. Tras el atentado del 7 de octubre, la policía ordenó “evitar que los manifestantes se identificaran con los nazis de Hamás”, según sus palabras.

Protestas prohibidas

Desde entonces, las protestas contra la guerra de Gaza han sido prohibidas a nivel de alcalde, particularmente en partes del país palestino. Cuatro árabes expulsados ​​del parlamento israelí fueron incluso arrestados en noviembre cuando se dirigían a uno en la ciudad de Nazaret. La policía también impidió en las ciudades árabes de Um el Fahem y Sajnín (con la aquiescencia del Supremo) y, más recientemente, en la mixta Haifa. Allí fue citado una vez el pasado sábado, con la participación de decenas de grupos judeoárabes, pero el jefe de policía de la zona le negó la luz verde «por verdadera preocupación de alterar gravemente el orden público».

La semana pasada, la política prohibió la celebración de estos juegos. La Asociación de Derechos Civiles de Israel, máxima instancia de derechos humanos del país, la acusa de actuar “al servicio de Ben Gvir, para abordar manifestaciones que no concuerdan con las políticas del Gobierno”, y el expediente de que “la el derecho de la expresión no es privativo de un solo lado del mapa político y no desaparece en tiempos de guerra”.

La asistente jurídica del gobierno, Gali Baharav-Miara, advirtió a Ben Gvir de «intervenir incorrecta e ilegalmente» en el trabajo policial y la acusó de decirlo y dirigirla por razones ideológicas.

El Tribunal Supremo dictó entonces una medida cautelar en su contra, al considerar que había violado una orden que ya le había sido dictada durante el año pasado, durante los meses de protestas de numerosas personas contra la reforma del contencioso. Esto es lo que le impide dar «instrucciones operativas» a los políticos sobre «la aplicación de su política en materia de ejercicio del derecho de manifestación y de la libertad de protesta». Esta es la señal de que puedes decidir la política general a seguir, pero no entres cuando ni cuánta fuerza uses, ni cuando las protestas lo permitan. «¿Cómo se puede tomar una decisión que permita al enemigo manifestarse contra nuestros soldados cuando el pasado día entra entre los mejores de nuestros hijos combatientes?», respondió en Facebook.

Tel Aviv ya acogió una protesta contra la guerra en noviembre. La policía no se lo permitió inicialmente, se entrevistó con el Supremo y al final fue celebrado limitado a un máximo de 700 asistentes y con la promesa de no izar banderas palestinas. Este hubo de Marte también tiene una pequeña concentración pacifista de décadas de personas en su avanzada edad adulta. En un vídeo difundido en las redes sociales se puede ver cómo un policía de aquí a fuerza de un apretón de manos en una manifestación para advertir de esa lema, «Basta de la masacre», «acosaba» a las personas que pasaban por la acera.

Un grupo de manifestantes durante la marcha pacifista celebrada en Tel Aviv el 18 de enero.Antonio Pitta

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_